Hormigón Romano

Los primeros conocimientos del mortero de cal, llegaron a Roma probablemente desde Grecia. Los romanos fueron capaces de transformar este común material en Hormigón Romano (Opus Caementicium), consiguiendo alcanzar importantes propiedades mecánicas.

La puesta en práctica del hormigón puso fin a la limitación tradicional de técnicas constructivas con grandes piedras. Este nuevo material ofreció nuevas técnicas constructivas (edificios, puentes, puertos, acueductos, calzadas y murallas) que dieron identidad propia a todo el imperio de Roma.

Fundación Atapuerca. Ibeas de Juarros Burgos. Revestimiento de suelo con hormigón romano. Color piedra caliza
Fundación Atapuerca. Ibeas de Juarros Burgos. Revestimiento de suelo con hormigón romano. Color piedra caliza

Fundación Atapuerca. Ibeas de Juarros Burgos. Revestimiento de suelo con hormigón romano. Color piedra caliza

Especificaciones Técnicas Hormigón Romano

Hormigón romano, de cal hidráulica, NHL 3,5 EN 459-1, permeable al agua en estado gaseoso e impermeable al agua en estado líquido, especial comportamiento en contacto con el agua, comunicándoles una gran impermeabilidad a las superficies de los paramentos que con ellas se revisten, aislándolos de la humedad en un sentido o en otro. Contiene árido calcáreo seleccionados de mayor granulometría, pudiendo incorporar pigmentos minerales para colorearlo en masa. Con él se pueden obtener elevadas propiedades mecánicas como puede ser resistencia a compresión además de gran dureza en escala Shore C. El hormigón romano por su naturaleza totalmente mineral y no orgánica, no se descomponen, no se altera y por ello su perdurabilidad es para siempre.

Logo norma. CE
Hormigón romano cumen